Martes, 16 Enero 2018 12:51

Soy Mágico, el alma de Duende

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

blog magico 

“Creador” fue el café donde nos conocimos en una mañana de enero del 2017. Era el descubrimiento del ‘amigo secreto librero’ y a la vez una jornada creativa, cuando María del Mar me encomendó a Sarita, Juan José, Andrea y Fredy, sus amigos duendes, poco antes de partir a Europa detrás de un sueño académico.

  • 1.jpg
  • 2.jpg
  • 3.jpg
  • 4.jpg
  • Historia-5.jpg
  • Historia-6.jpg
  • Historia-7.jpg
  • Historia-10.jpg
  • Historia-11.jpg
  • Historia-13.jpg
  • Historia-19.png
  • Historia3.jpg
  • Historia8.jpg
  • Historia12.jpg
  • Historia14_IG.jpg
  • Historia16B.png
  • Historia18.png
  • WhatsApp-Image-2018-01-16-at-1.14.32-PM.jpeg
  • 1.jpg
  • 2.jpg
  • 3.jpg
  • 4.jpg
  • Historia-5.jpg
  • Historia-6.jpg
  • Historia-7.jpg
  • Historia-10.jpg
  • Historia-11.jpg
  • Historia-13.jpg
  • Historia-19.png
  • Historia3.jpg
  • Historia8.jpg
  • Historia12.jpg
  • Historia14_IG.jpg
  • Historia16B.png
  • Historia18.png
  • WhatsApp-Image-2018-01-16-at-1.14.32-PM.jpeg
Ese día sentí que quedé en las mejores manos. No solo porque los duendes fundadores me acogieron como uno más de la familia, sino también porque empecé a tener un papel protagónico en la historia de este mágico proyecto, relatando su día a día.

Fui testigo de la apertura del primer espacio creativo en el edifico Parque Empresarial Calle Once, del barrio Manila, donde coordiné la llegada de la nevera, el microondas, la cafetera, el mecato, las mesas, las sillas, la impresora, el teléfono y otros elementos de oficina claves para el buen desempeño de los duendes.

Luego, cuando la oficina se fue quedando chica, tuve que conseguir un nuevo espacio creativo. Uno más amplio, que tuviera magia, en el cual los duendes no tuvieran limitaciones para crear. Y apareció Casa Duende, una bella casa en la loma de El Tesoro. Pasamos de ocupar un área de 50 m2 a una de 275 m2, con muchos cuartos y baños, inspiradores espacios al aire libre, cocina amplia y parqueaderos suficientes. Un lugar tranquilo, ideal para hacer magia.

Allá y acá he relatado sus historias: quiénes son los que a diario hacen magia con las palabras, las imágenes y los videos; qué hacen los duendes en su tiempo libre; he acompañado y descrito sus largas jornadas de trabajo; he sido testigo de sus risas, sus tensiones, sus frustraciones y sus triunfos. He crecido junto a ellos.

Hace unos meses, en una tarde lluviosa, sufrí un grave accidente. Me encontraba en la orilla de un escritorio cuando un fuerte viento se coló por la ventana y me empujó al piso, donde me partí en varios pedazos. A primera vista, no había nada qué hacer, mi destino sería el basurero. Pero un duende soñador creyó que podría recuperarme, y entre una y otra consulta apareció Mary Alzate, la mamá de uno de nuestros duendes, quien se ofreció a intentar salvarme.

Durante varias semanas las pacientes manos de esta artesana hicieron magia uniendo mis partes resquebrajadas, dándoles forma con yeso, ocultando las cicatrices con una base de pintura oscura, y devolviéndome el color dorado que siempre me ha caracterizado. Volví a nacer cuando pocos confiaban en ello y ahora soy más fuerte.

Por todo lo relatado es que hoy mi alegría por el primer año de Duende es superior. Un bello proyecto que he acompañado desde sus inicios y que espero seguir impulsando desde donde esté. Los invito a que, juntos, sigamos haciendo magia.

 

 

Visto 576 veces Modificado por última vez en Martes, 16 Enero 2018 13:17
Ir a arriba