Miércoles, 21 Noviembre 2018 11:53

#MúsicaConADN: cuando los sonidos cuentan historias

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 Musica con ADN

Pocas cosas son tan persistentes como una canción pegajosa. Nada más común que descubrirnos tarareando una melodía en el momento menos esperado, aún cuando poco nos guste lo que cantamos. Esta situación recurrente, que a todos nos pasa, es solo una de las múltiples formas en que la música escarba los rincones del inconsciente y se instala en nuestra cotidianidad. 

Decir que es el “lenguaje universal” puede ser una idea agotada en uso, pero no en certeza. Una melodía puede darle la vuelta al mundo y popularizarse en culturas diametralmente opuestas; puede convertirse en el himno de una generación, ser coreada en medio de la euforia de un festival o en la intimidad de una habitación. Una canción puede mutar en covers cuantas veces sea necesario, movilizar causas e inmortalizar historias y personajes. El poder de la música radica en su capacidad de conectarse con los sentimientos humanos más profundos.

Aquello no es un asunto menor: la música constituye una valiosa herramienta de comunicación que, utilizada asertivamente, puede convertirse en un mensaje contundente e incluso viral. No son pocos los casos en los que una canción le ha puesto ritmo a esas palabras urgentes que el mundo necesita escuchar; ni pocos los artistas que han decidido transformar su interpretación en un llamado a la acción. 

Propuestas como las de Residente (Puerto Rico) y Los Prisioneros (Chile); Aterciopelados y Totó la Momposina (Colombia); Bob Dylan y Joan Baez (Estados Unidos); John Lennon (Reino Unido) y una lista generosa de artistas de todas las latitudes, son la muestra fiel de que, más que una fuente de entretenimiento, la música es un recurso para universalizar ideas, impulsar cambios y poner sobre la mesa nuevas reflexiones, apelando al vehículo más efectivo que mueve a un ser humano: sus emociones. 

Los escenarios digitales, tan decisivos en nuestro tiempo, no han sido ajenos a la influencia de los productos musicales a la hora de conectar con las audiencias. Estrategias como los populares y pegajosos jingles; los playlists personalizados de algunas marcas; las campañas con canciones icónicas que aseguran recordación y, en general, la cuota musical que comúnmente acompaña cualquier video, son prueba más que suficiente para augurarle a este tipo de contenidos una larga vida online y offline. 

Por la forma en que despierta nuestras emociones; por ponerle ritmo a nuestros días y convocar millones de voces al unísono; por ser parte de acontecimientos históricos y conservar la esperanza de cambiar el mundo, ¡la música tiene magia!

Visto 179 veces
Ir a arriba