Sábado, 24 Noviembre 2018 14:18

Tipografías: un tema de creatividad

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Son dinámicas, atractivas y determinantes en el éxito de un mensaje. Su historia data desde las primeras comunidades humanas y su necesidad de expresión, hasta la invención de los primeros tipos móviles en China, y su consolidación gracias a la imprenta de Gutenberg, en el siglo XV. La etimología de esta palabra no podría ser más precisa y especial: viene del griego típos que significa “golpe” o “huella”; y gráfo, que traduce “escribir”.

La tipografía es tanto arte como técnica y, por supuesto, nuestra aliada indispensable a la hora de crear piezas con magia que dejen huella en quien las vea. Aunque su versatilidad permite juegos infinitos en la búsqueda de tamaños, formas y trazos, su elección no debe ser un asunto fortuito ni demasiado subjetivo. Hay claves para ello y es por eso que esta semana compartimos tres consejos básicos para que la tipografía de tu próximo proyecto sea un punto a favor. ¡Empecemos!

  • Una buena tipografía debe reflejar la identidad de tu marca o proyecto. En ese orden de ideas, deberás poner a conversar aspectos como el perfil de tu público objetivo, el mensaje a transmitir y el impacto que quieres lograr en tus consumidores. Los tipos de letra que elijas deberán hacer parte del discurso global que refleja tu marca y conservar una unidad gráfica en cada uno de los formatos que utilices para llegar a tu público.
  • ¡Bonita sí, pero funcional también! Es claro que una tipografía debe ser agradable a los ojos de tu consumidor. Sin embargo, es igual de importante que el estilo que elijas permita una lectura ágil y sencilla, pues pocos recordarán un mensaje difícil de entender. Ten presente también que tus tipografías deben adaptarse a todas las plataformas donde sea necesario publicar el mensaje.
  • ¡Atrévete a mezclarlas! Cuando de diseño se trata, la monotonía no es una opción. Si bien hay fórmulas a las que recurrimos en función de la rapidez y efectividad, la exploración es ese terreno incierto en el que se valen los errores y las grandes ideas que surgen a partir de ellos. La mezcla de tipografías puede ser una buena opción para dar lugar a piezas dinámicas que, más que comunicar una idea, comuniquen sensaciones. Procura no mezclar más de dos o tres estilos y haz un uso eficiente y sensato de los tamaños y colores, para evitar diseños invasivos visualmente. Recuerda: la identidad de tu marca siempre debe ser el primer filtro a la hora de tomar decisiones.

No es solo el texto que construyes, sino cómo decides mostrarlo. Ahí está la magia de la tipografía: un trazo infinito de posibilidades que ayudan a construir la personalidad de tus proyectos, haciendo que el consumidor no solo lea, sino que sienta y recuerde. Estamos convencidos de que la magia habita en las palabras, y una buena tipografía puede ser ese toque ideal que aumente su poder. 

Visto 64 veces Modificado por última vez en Sábado, 24 Noviembre 2018 17:54
Ir a arriba