Marketing digital

Marketing digital (53)

Hace 20 meses emprendimos la búsqueda de aquello que le diera identidad a nuestro equipo. Conscientes de nuestra pasión por comunicar y del valor de nuestra experiencia, sabíamos que a esta mezcla le faltaba el ingrediente principal. Fue entonces cuando vimos en una expresión popular la definición perfecta de nuestro trabajo: ‘tener duende’. Esta fue para nosotros la combinación precisa entre talento e inspiración; el complemento entre conocimiento e intuición. Lo habíamos descubierto: ¡haríamos magia!

Miércoles, 19 Septiembre 2018 18:00

#LeerEsCuestiónDeMagia

Amamos las historias. Bien podríamos decir que nuestra magia nace de la pasión que sentimos por descubrirlas y contarlas. Como duendes, andamos al acecho de lugares, personajes y situaciones que inspiren nuevos contenidos y disparen nuestra creatividad al servicio de las grandes ideas. Aunque divertida, nuestra tarea es exigente, de largo aliento y, si nos piden resumirla en un verbo, la tenemos clara: ¡leer! 

¿Quién no se dejó tentar a la hora de abrir una cuenta en MySpace o Hi5 cuando eran las redes de moda? ¿Cuánto tiempo le dedicamos a pensar en contenidos (o por lo menos intentarlo) que reflejaran esa nueva y atractiva versión digital de nosotros mismos? ¿Imaginamos acaso que lo que empezó como una distracción en los tiempos libres se convertiría en parte fundamental de nuestros días, e incluso, en una opción de negocio?

¿Qué ocurre cuando la versatilidad del cómic y la fuerza narrativa del cine se encuentran en el espacio y tiempo indicados? ¡Un fenómeno de marketing y taquilla absoluto! No exageramos: al Universo Cinematográfico de Marvel le tomó solo diez años imponerse en el competitivo mercado de Hollywood y alcanzar cifras tan astronómicas como los poderes de sus superhéroes.

Decir que Facebook está revolucionando constantemente nuestra forma de comunicarnos es hablar de lo obvio. Contar sus bondades y también sus defectos, la exposición pública a la que nos lleva, también es hablar de un lugar común y en ese sentido era inevitable ver sentado a su creador, Mark Zuckerberg, ante un ente de control de su país natal o expuesto ante una avalancha de críticas a nivel mundial.

Durante años hablamos del producto por su calidad, sus beneficios y las características que lo definen. El producto siempre ha sido el elemento estrella dentro de una estrategia de marketing y venderlo bien es la meta de cada campaña. Pero los tiempos van cambiando y traen con ellos otros ecos que exigen ser escuchados.

El día a día exige disciplina, constancia, fuerza, alegría, ganas y… ¡diversión! Por eso desde hace décadas encontramos en el mundo de los videojuegos un modo de entretenimiento que impacta a millones de personas. ¿Quién no jugó, por ejemplo, Mario Bros, el famoso juego creado en 1983? Incluso desde antes el mundo ya se divertía con este tipo de juegos.

“Detrás de la belleza se esconde una verdad oscura que asusta. Detrás de la del ciclista y el ciclismo se esconde una verdad, llámenla poética, luminosa, que emociona”, escribió el cronista de ciclismo, Carlos Arribas, en una de sus entregas para el diario El País, de España.

Para ser un empresario exitoso no basta tener una idea brillante, un producto innovador o con alta calidad en términos de diseño y construcción; ese, sin duda, es el primer paso. El éxito se completa cuando podemos convencer al otro, al cliente, de que ese producto que ofrecemos es único y necesario en sus vidas. Para lograrlo es crucial conocer nuestro nicho de mercado y, en tiempos de marketing digital, saber personalizar los mensajes.

Los Creative Commons son licencias que tienen como propósito fortalecer y darle las herramientas a los creadores para que definan cómo pueden usar sus obras, qué derechos entregan y en qué condiciones. Si bien ellos no legislan sobre las creaciones para protegerlas, lo que sí hacen es dejar en claro cómo se deben utilizar de acuerdo a la licencia.

Ir a arriba