Hace 20 meses emprendimos la búsqueda de aquello que le diera identidad a nuestro equipo. Conscientes de nuestra pasión por comunicar y del valor de nuestra experiencia, sabíamos que a esta mezcla le faltaba el ingrediente principal. Fue entonces cuando vimos en una expresión popular la definición perfecta de nuestro trabajo: ‘tener duende’. Esta fue para nosotros la combinación precisa entre talento e inspiración; el complemento entre conocimiento e intuición. Lo habíamos descubierto: ¡haríamos magia!

Publicado en Marketing digital
Ir a arriba